LEMA 2019


Amados hermanos. Que el Todopoderoso les continúe bendiciendo.

Quiero que juntos meditemos en el lema del 2019

"LEALTAD"

¡Líbranos, YeHoVaH, pues se han acabado los fieles! Han desaparecido los leales de entre los seres humanos. Salmos 12:1

 

¿Qué es lealtad? Virtud de nobleza, franqueza, sinceridad y honradez en las palabras y en las relaciones con las personas, o con los grupos."Firmeza en los afectos y en las ideas que lleva a no engañar ni traicionar a los demás. Comportamiento de una persona  que guarda la máxima fidelidad, que no engaña". "La lealtad es una virtud que se desarrolla en la conciencia, y que implica cumplir con un compromiso aun frente a circunstancias cambiantes o adversas".


En estos días podemos decir que son muy pocos los que realmente quieren y son leales.  La lealtad es un atributo de Elohim y por eso Él la demanda de su pueblo, porque Él es leal.

Hoy día la Iglesia, como pueblo del Eterno, debe considerar esta realidad y entender que es una obligación para todos los creyentes y líderes. La lealtad, es lo que identifica al creyente como hijo de Elohim.

La lealtad es una virtud que es necesario recuperar para que la iglesia del Señor pueda enfrentar los desafíos de los días en que vive. Desde el comienzo hasta el final de las Sagradas Escrituras se puede observar la lealtad. Iniciando por la lealtad de Elohim a su palabra y promesas, como también la lealtad de muchos hombres y mujeres al llamado del Todopoderoso.

La lealtad a YeHoVaH fue lo que condujo a los héroes bíblicos a combatir problemas difíciles y a no mirar atrás. La lealtad es lo que permite arrebatarle triunfos importantes a los tiempos adversos. La lealtad permite que el espíritu del hombre logre lo que piensa que es imposible. Podemos ver como ejemplo, la vida de Daniel y su lealtad al Eterno y su fe en lo que él había creído es entonces que podemos ver en medio de la adversidad y del problema si somos leales al Eterno o no.

Hoy día, se vive en medio de una naturaleza que se basa en "seguir solo cuando todo está bien", y eso ha acarreado grandes problemas y situaciones vergonzosas para el pueblo creyente.

El presentar como relativos los fundamentos que se han sostenido por años de historia, ha provocado el caos y la degradación moral como espiritual. La Escritura, la sana doctrina, la función correcta del Espíritu Santo, la lealtad a los absolutos, a los valores y principios originales sostienen gran lucha y una fuerte oposición a causa de la influencia postmodernista. Estamos tan concentrados en que dirán los demás que se nos ha olvidado que dice el Eterno. Daniel es un vivo ejemplo; a él no le importo lo que decía el rey Darío, le importo lo que Jehová su Elohim tenía que decir de él.

Hoy en día tanto pastores como  miembros se han olvidado de ser leales. No se sabe cómo ser digno de confianza ni cómo confiar en alguien más. Muchos no conocen el significado valioso que hay en esta expresión. Esto ha llevado a muchos a alejarse de su Creador, pecando y traicionándole con su proceder.

La lealtad no resulta a causa de un sentimiento afectivo, sino que es el resultado de una deliberación mental para elegir lo que es correcto. A través de la historia  existieron hombres y mujeres que decidieron hacer lo correcto y dejaron huellas imborrables. Hechos que se basaron en la lealtad a su pueblo y a Elohim, sus principios, a su familia llegaron a ver la gloria del Altísimo obrando a su favor.

Hoy en día para muchos todo eso ha quedado en el olvido, cuando se observa cómo el hombre fácilmente traiciona a la Iglesia o Concilio por un poco de dinero, de fama, de posiciones, de posesiones, o cualquier otra cosa que le traiga beneficio personal. Razón tenía el salmista en decir "se han acabado los fieles, han desaparecido los leales"

Sin embargo en lugares como China, la violación a la lealtad aún se paga con la muerte. Como hijos de YeHoVaH no se puede caminar igual que el mundo. Las Sagradas Escrituras enseñan que el creyente debe ser luz para el mundo.

No se puede pretender ser leal a YeHoVaH y comportarse desleal con el prójimo. Se debe aprender a ser leal a Elohim y al hermano y a  La Iglesia. Debemos ser un buen ejemplo para el mundo de lo que significa ser leal. El creyente debe dejar evidencia de la lealtad para con el Padre Celestial, Su Palabra, Sus mandatos y Su voluntad.

La Iglesia del Señor necesita líderes y miembros fieles, que estén dispuestos a predicar y defender la verdad del Evangelio. Que estén decididos a mantenerse firmes en la congregación donde el Eterno los tiene y que desarrollen convicciones espirituales. Hombres y mujeres que estén dispuestos a ser leales a nuestro  amado Salvador, a Su Palabra y a Su Obra. Que no importando el lugar, los peligros, las necesidades o los enemigos que se tengan que enfrentar, puedan sostener firme la bandera del verdadero y único Evangelio de nuestro Salvador y Redentor.

Pastor hazte esta pregunta: ¿Cuán leal soy con el Señor Yeshúa, que murió por mí? ¿De qué manera podría revelar mejor esa lealtad como pastor?

Mi deseo y oración es que en este año logremos desarrollar más la lealtad para que en aquel día el Eterno nos pueda decir "Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor. Mateo 25:21

Shalom a todos.