LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO

LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO
 
Es lamentable que entre tanto pueblo de Dios exista tanto desconocimiento acerca de las enseñanzas y de la operación de los Dones del Espíritu Santo, 1 Co. 12:6-11, 14-21; 1 Co. 14:21.
 
Puesto que la labor de la Iglesia en el mundo es fundamentalmente una labor espiritual y sobrenatural, se requiere poseer facultades espirituales y sobrenaturales, para la adecuada realización de esa labor, Ef. 6:12; 2 Co. 10:4.
 
Los Dones del Espíritu Santo son esas capacidades y facultades. Sin los Dones del Espíritu Santo, la Iglesia carece del equipo necesario para su cabal ministerio, su defensa, su conflicto y triunfo contra los poderes del mal en el mundo.

1. Dones de Revelación:
          a) Palabra de Conocimiento una revelación sobrenatural de la existencia, naturaleza
          o propósito de una persona, cosa o suceso dado a nosotros por Espíritu Santo para
          un fin específico, y que de otro modo no podría ser conocido.
          Ejemplos bíblicos: 2 R. 5:20-27; ­Jn.1: 47; Hch. 5:3.
 
          b) Palabra de Sabiduría: Revelación sobrenatural de la sabiduría y propósitos
          de Dios, Gn. 41:28-41; Hch. 27:22-25.
 
          c) Discernimiento de Espíritus: Revelación sobrenatural para reconocer y entender
          la presencia y actividad de espíritus, Hch. 8:20-23; Lc. 10:18.
 
2. Dones de Poder:
          a) Fe: Es la confianza sobrenatural en Dios para todos aquellos problemas
          y necesidades que requieran una solución sobrenatural.
          Ejemplos bíblicos: Mr. 11:22; Hch. 28:1-6.
 
          b) Milagros: Intervención sobrenatural del Poder de Dios, mediante el cual las leyes
          naturales son controladas, alteradas o suspendidas, Jos. 10:12-13; 2 R. 6:6;
          Jn. 2:1-11; Hch. 9:40-41.
 
         c) Sanidades: Poder sobrenatural para sanar toda clase de enfermedad, Lc. 7:20-22;
         Mr. 16:18; Hch. 3:1-9.
 
He aquí algunas verdades bíblicas sobre la Sanidad Divina:
1. La enfermedad y la muerte vinieron por la presencia del pecado en el Edén, Ro. 5:12.
 
2. La enfermedad y la muerte son una maldición, Ex. 15:26; Dt. 28:15-68.
 
3. El diablo es el autor de la enfermedad y de la muerte. Jesucristo vino para deshacer la obras del diablo, 1 Jn. 3:8; Hch. 10:38; Lc. 13:16; He. 2:14-15.
 
4. Jesucristo fue hecho maldición por nosotros para dejarnos libre de la maldición, Gá. 3:10-14.
 
5. En la expiación de Jesucristo se hace provisión tanto para el pecado como para la enfermedad, Is. 53:4-5; Mt. 8:17; 1 P. 2:24.
 
6. Esta provisión debe ser apropiada por la fe, Mt. 9:19-21.
 
7. La sanidad divina es parte esencial del Evangelio, Lc. 4:18-19; Mt.10:7-8; Lc.10:9; Mr. 16:15-20.
 
8. Es la voluntad de Dios sanar a los enfermos, Mt. 8:16; Hch. 5:12-16.
 
9. El Señor encomendó este ministerio a todos los creyentes en general, Jn. 14:12; Mr. 16:15-20.
 
10. Las últimas palabras de Jesús antes de ascender son una promesa perpetua de su poder sanador, Mr. 16:18.
 
11. Los apóstoles dieron instrucciones definidas para los enfermos de la iglesia, Stg. 5:14.
 
12. Nadie tiene derecho a revocar o invalidar las órdenes del Señor, Hch. 4:19.
 
13. Nuestro Señor continúo sanando hoy, pues "El es el mismo ayer, hoy y por los siglos" He. 13:8.
 
3. Dones de Inspiración:
          a) Profecía: Unción sobrenatural para la pronunciación o declaración
          inspirada en el idioma vernáculo, 1 Co. 12:10; Hch. 21:8-11.       
 
         b) Lenguas: Unción sobrenatural para la pronunciación o declaración inspirada
         en un idioma desconocido para el que habla, 1 Co. 14:1-5.
 
          c) Interpretación: Revelación sobrenatural para expresar en el idioma conocido
          lo que ha sido dicho en idioma desconocido por medio del don de lenguas,
          1 Co.12:10, 14:5, 13, 26.
 
Es la voluntad de Dios que todos estos dones estén en plena operación en la Iglesia. Dice la Palabra de Dios: "Procurad los dones espirituales" 1 Co. 14:1. También dice: "Empero procurad los mejores dones".
 
Para recibir y manifestar los dones debemos: Orar, 1 Cr. 14:13; Ejercitar fe, Ro. 12:6; tener motivos puros, Hch. 8:20.
 
Al mismo tiempo que los dones están en continua operación en la Iglesia, no debemos olvidar el amor y el fruto del Espíritu Santo. Dones sin amor es címbalo que retiñe; amor sin dones es parálisis que mata.
 
Dones y frutos: Frutos y dones. Seamos completos, balanceados. "Lleguemos a la unidad de la fe y el conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Jesucristo" Ef. 4:13.
 
LA HECHICERÍA EN LA IGLESIA
(Medida de precaución y de advertencia)

A medida que la segunda venida de Jesucristo se acerca, el enemigo de las almas en un esfuerzo diabólico, con el propósito de confundir y traer descrédito a la verdadera iglesia del Señor, trata de imitar los dones y manifestaciones puras del Espíritu Santo. Al igual que Simón el mago, que engañaba al pueblo haciéndose pasar por un grande.
 
Hoy en día hay aquellos que con una diabólica y engañosa humildad, ostentan de tener los dones (pero imitados y falseados) del Espíritu Santo.
 
Estas personas se dejan poseer por un espíritu de error, trayendo mensajes del espíritu que no distan mucho de lo que sucede en una sesión de espiritismo; para confundir, dividir y traer descrédito al Evangelio de Jesucristo. A estos es necesario desenmascarar para bien de la Iglesia del Señor.
 
En sus manifestaciones existe que el "profeta" manipulado por un espíritu de error, va poco a poco tomando el control de la iglesia y del Pastor. Hasta llegar el punto en que se hace lo que el "profeta" manda y los engañados por temor a desobedecer a "Dios" se someten al demonio.
 
Entre algunas de las muchas manifestaciones voy a enumerar algunas más comunes, y que al cristiano verlas en algún llamado profeta podrá ver sin lugar a dudas que se trata de un demonio y no del Espíritu Santo.
 
1.El espíritu dice falsamente por supuesto que "habla Jehová". Recuerde estamos en la dispensación donde es el Espíritu Santo el que habla.
 
2."Si no obedeces o crees lo que digo te voy a matar"
 
3. Órdenes a someterse a él (al espíritu). Los pone a ayunar (debilitando más mentalmente a las víctimas y así poder tener más control).
 
4. Les somete a estar despierto durante la noche escuchando "sus mensajes" (También para que estén cansados físicamente y tener más control).
 
5.En sus mensajes existe el exaltar a unos como más santos y a otros como impuros. (Esto como parte del trabajo del espíritu divisionista).
 
6.En sus mensajes abunda las órdenes y directrices que da el demonio para que se le sometan. Siendo alguna muy loables y nobles como el orar, evangelizar, Cristo viene pronto, siervo, etc. La carnada es muy sutil, y por decir algunas verdades la mayoría cae en su trampa.
 
La lista es más abundante pero por el espacio limitado no voy a abundar más.
Pero si usted nota a un llamado profeta con uno de estos síntomas, descártelo y no se someta a su voluntad, pues cabe la posibilidad que al someterse a esa voluntad diabólica usted sea poseído por ese espíritu de error.
 
El espíritu de error no funciona si no hay quien le crea y se someta a él.

RECUERDE EL PROPÓSITO DE ESE ESPÍRITU DE ERROR ES TOMAR EL CONTROL MENTAL DE SUS VÍCTIMAS. TOMAR EL CONTROL DEL PASTOR Y CONGREGACIÓN.

!TENGA MUCHO CUIDADO!